La Navidad está a la vuelta de la esquina, y con ella, sus largas comidas y sus copiosas cenas. Celebrar no significa excederse. A menudo relacionamos las reuniones familiares y las festividades como vía libre para los excesos, pero esto no debe de ser así.

¿No quieres empezar el año con kilos de más? ¡Con estos consejos lograrás no tener sustos con la báscula!:

 

1. Controla la cantidad. Es común el pensamiento erróneo de “ya que me he saltado la dieta, ¡me la salto por todo lo alto!”. La cantidad sí importa. Para controlarla, procura servirte tú, o si no es posible, presta atención a lo que te están sirviendo. También, evita coger directamente de los platos centrales, y sírvetelo en el tuyo, así serás más consciente de lo que comes.

 

2. No te saltes comidas. No dejes de comer para “hacer hueco” para la comida o la cena. Al contrario, intenta no llegar con un hambre voraz y así evitarás comer de forma incontrolada.

 

3. ¿Tienes hambre o es solo gula? En estas comidas navideñas se suelen comer platos que gustan y que probablemente, muchos, solo los comemos en esta época del año. No pongas de excusa eso de “una vez al año no hace daño” para comer hasta reventar, haz caso a tu cuerpo y cuando te sientas saciado, para.

 

4. Mantén tus hábitos saludables. Durante las fiestas, a menudo es complicado mantener los hábitos que normalmente se siguen. Es fácil perderlos al desconectar unos días, y difícil volverlos a adquirir de nuevo, ¡no tires tu esfuerzo por la borda!

 

5. ¡Muévete! Dedica al menos 30 minutos al día a hacer algo de deporte. Si no quieres renunciar a estar en familia, adáptalo a ella, ¿qué tal coger por costumbre un paseo todos juntos después de comer?

 

6. Con cabeza. En cuanto al alcohol de alta graduación no hay mejor recomendación que no tomar nada, o la mínima cantidad. Lo único que aporta son calorías vacías y, más aún, si va unido a un refresco. Tómatelo como un deleite más y nunca como fuente de hidratación, ¡no te olvides del agua!

 

7. “Ojos que no ven, tentación que uno no siente” Procura no dejar sobre la mesa los restos de comida o las bandejas de turrones, o terminarás picando de forma inconsciente.

 

8. ¿Te toca cocinar? Si eres la persona encargada de preparar el menú, opta por opciones más ligeras y saludables. Prepara recetas diferentes y originales con base de verduras, pescado, o marisco. ¡En nuestra plataforma seguro que encuentras alguna idea para hacer!

 

9. Cuida tu alimentación. Solemos compensar los excesos saltándonos la cena o comiendo muy poca cantidad. No es cuestión de compensar los días no festivos, si no de comer de forma saludable durante todo el año. Si sueles llevar una alimentación saludable, no tienes más que volver a tu alimentación habitual después de las comidas copiosas de Navidad.

 

10. ¡Felices fiestas! Estés o no a dieta, debes disfrutar de los tuyos y de las celebraciones sin sentimientos de culpa, pero siempre con moderación. ¡Estas navidades disfruta cuidándote!