Termina el año y, como siempre, el siguiente entrará lleno de nuevas metas y buenas intenciones. ¿Qué tal si también nos marcamos nuevos propósitos a nivel empresa? Por ejemplo, hacer de la nuestra una empresa saludable.

Son varias las ocasiones en las que en Vidahora hemos hablado de ese concepto y de la importancia de la salud laboral para el bienestar del trabajador y el futuro sostenible de la empresa. A ese respecto, destacamos en su día la existencia de la Declaración de Luxemburgo,  un manifiesto europeo en el que se promueve la salud en el lugar de trabajo y al cual nos hemos adherido recientemente.

Sin embargo, para encontrar un organismo que regule el entorno laboral en términos de salud no hace falta salir de nuestro país; a nivel nacional, esta tarea recae principalmente sobre AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación).

En este contexto, para destacar la importancia de una red de empresas saludables y asentar unas bases claras, AENOR ha desarrollado el Modelo de Empresa Saludable de la mano del Instituto Europeo de la Salud y la Sociedad de Prevención de Fremap.

Como cabría esperar, los principios de dicho manual son los establecidos por la OMS (Organización Mundial de la Salud). El más básico, comprender que la salud es “el estado de completo bienestar físico, psicológico y social y no sólo la ausencia de enfermedad”, en otras palabras, “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Y es que uno de los principales problemas a los que se enfrenta esta guía es que todavía hay empresas que no entienden que el bienestar y la salud de sus empleados son tan importantes y esenciales para la persona como para la empresa si quiere conseguir unos niveles de productividad, competitividad y sostenibilidad adecuados. Simplemente ciñéndonos a los términos económicos, las cifras que ofrece ANEOR son claras: por cada euro invertido en programas saludables, la compañía recibe una reinversión de entre 2,5 y 2,8 euros.

La función de esta publicación es fijar los requisitos de un sistema de gestión de empresa saludable que, de cumplirse, prueben que una empresa promueve y protege realmente la salud, la seguridad y el bienestar de sus trabajadores. Una vez conseguida la certificación de empresa saludable, la vigencia de la misma es de tres años con auditorías anuales.

Por coherencia con la misma, la aplicación, consecución y mantenimiento de la certificación debería desarrollarse de manera conjunta entre los empleadores y los trabajadores, consiguiéndose así una implicación humana completa.

Para más información sobre el Modelo de Empresa Saludable, te invitamos a que visites la página de AENOR donde se especifica y, cómo no, siempre puedes ponerte en contacto con Vidahora a través de info@vidahora.com: ¡el bienestar laboral es nuestro motor!