¿Quieres vender agua azucarada el resto de tu vida, o quieres hacer historia? 

La historia nos dice que con esta frase Steve Jobs convenció a John Sculley para que dejara su puesto de presidente en Pepsi y se pasara a Apple. 

Seguro que no fue tan fácil y se negociaron muchas condiciones. De lo que no cabe duda es de la fuerza que tienen sus palabras. 

Al igual que en la vida, nuestro paso por una empresa queda marcado por varios momentos: nuestro primer día, la felicitación de algún compañero, un ascenso… 

Hay miles de momentos que importan y todos los vivimos y valoramos de forma diferente. Sin embargo, para contar con trabajadores comprometidos, nuestra organización debe de estar a la altura de las expectativas que hemos creado. 

Esto supone un gran desafío para los departamentos de Recursos Humanos ya que deben dar respuesta de una forma personalizada a las necesidades de los diversos colectivos de la organización. La única forma de lograrlo es a través de un mejor conocimiento de lo que piensan y sienten los empleados 

Hasta la fecha, las encuestas de satisfacción son el medio más habitual para recoger estas opiniones. Sin discutir que sean una herramienta útil, tienen 3 carencias principales: 

  • Tienen una estructura rígida que no permite profundizar en las razones que hay detrás de una puntuación o un comentario. Un 3 en conciliación no ofrece información para tomar medidas. 
  • La información fluye en un único sentido, del empleado a la empresa. Sin un feedback inmediato, realizar este tipo de encuestas no resulta atractivo. 
  • Su periodicidad no permite actuar en tiempo real. Pueden pasar meses antes de detectar un problema. 

Estas carencias se corresponden con las ventajas principales que ofrece un chatbot. A través de un chatbot es posible mantener conversaciones que recogen y responden a las demandas de los empleados de una forma individualizada y las 24 horas. 

Es posible que ya hayas interactuado con un chatbot en alguna aplicación de mensajería como Slack o Facebook Messenger, se han popularizado también como parte de los servicios de atención al cliente. 

Precisamente en esta última línea es donde se muestran más eficaces y por lo que tienen un potencial enorme en las organizaciones. Su aplicación formando parte de la atención al empleado permite automatizar las respuestas a las dudas más frecuentes, por ejemplo durante el proceso de bienvenida. De la misma manera, pueden recoger información de forma natural a lo largo de las conversaciones mantenidas. 

Un empleado puede comenzar preguntando por la formación disponible, su asistente reportarle los recursos de los que dispone su empresa en este tema, y finalizar hablando sobre la opinión que le ha suscitado. Este nivel de personalización es el que logramos en Vidahora

Sin pretender que un chatbot pueda tener la influencia de Steve Jobs… ¿por qué no mantener conversaciones con nuestros empleados que nos permitan hacer historia?.