Pensamiento lateral o pensamiento divergente es un término acuñado por Edward de Bono. Se refiere al procesamiento de información que permite liberar el efecto restrictivo de ideas preconcebidas o anticuadas y estimular la generación de nuevos conceptos. Es por lo tanto, un elemento de gran importancia en el proceso creativo.

La mente se caracteriza por la creación de modelos fijos, lo que limita la utilización de nueva información disponible a menos que exista algún medio de reestructurar los modelos existentes. El pensamiento tradicional permite perfeccionar y verificar modelos, sin embargo si se pretende conseguir un nuevo concepto es necesario complementar el pensamiento lógico con el pensamiento divergente.

En muchos casos la educación ha otorgado mayor importancia al primero, entrenando nuestro cerebro para comportarse como un sistema de memorización optimizado. Basamos nuestras respuestas con un enfoque lógico a través de lo aprendido anteriormente. Es por ello, que nos resulte complicado aplicar otra perspectiva en la resolución de problemas. Para poder entrenar el pensamiento divergente, una herramienta útil son acertijos como los que se propusieron al inicio de esta entrada.


Respuestas: 1. El balón está desinflado, 2. El coche circula marcha atrás