Cada vez hay más inversores que usan técnicas de meditación "para estar más equilibrados". Son los beneficios del yoga en la empresa

Cuando el Dow Jones alcanzó un nuevo récord el pasado marzo, Brent Kessel se levantó a las 03:30 horas. Pero este asesor financiero, que cofundó una firma que gestiona más de 800 millones de dólares, no madrugó de la emoción por la evolución del mercado. Se subió a una motocicleta en Mysore (India) para ir a una escuela de yoga. Kessel, que se dedicó a responder mensajes durante todo el día, no le dio mucha importancia al momento alcista. "Todo es transitorio, especialmente los niveles del mercado", dice Kessel, cuya firma, Abacus Wealth Partners, tiene su sede en Santa Mónica (California).

Spencer Sherman, el otro fundador de Abacus, le enseña a sus clientes una técnica llamada respiro del dinero para superar situaciones financieras difíciles: deben inhalar, aguantar y exhalar el aire durante varios segundos. Algunos clientes llegan a Abacus gracias a sus anuncios en el Yoga Journal, que en su edición de abril de 2001 mostró en su portada a Kessel en una postura de cuervo perfectamente ejecutada. "Creo que la reacción más común es: estos tipos son unos locos de California", expresa Kessel. "Pero si nos conocieran, encontrarían que somos mucho más disciplinados que muchas otras firmas".

Serenidad ante las crisis


Ambos forman parte de una clase de asesores financieros que usan el yoga y la meditación junto a las hojas de cálculo. Aseguran que los valores y enseñanzas de estas tradiciones orientales, imparten cierto tipo de sabiduría financiera que, entre otros beneficios, les permite mantenerse tranquilos durante las crisis y realizar planes para sus clientes.

George Kinder, planificador financiero y maestro budista, es considerado como el gurú del movimiento que guía a los asesores que buscan un elemento espiritual en sus prácticas. El libro de Kinder The Seven Stages of Money Maturity (Las siete etapas de madurez monetaria) aplica antiguos principios budistas como la paciencia y generosidad a la administración del dinero. Además, ha desarrollado cursos de capacitación para lo que denomina planificadores financieros de vida, donde instruye a los asesores a enfocarse en los objetivos de vida del cliente y a escucharlos de manera empática.

La tradición es más antigua de lo que podría parecer. La integración del yoga y el dinero se ve en la historia oriental, dice Mark Singleton, que escribió su tesis doctoral en la Universidad de Cambridge sobre este campo. Aunque muchas personas renunciaron a las posesiones materiales, otros usaron el yoga para obtener dinero e influencia.

La cantidad de planificadores que han realizado al menos uno de los programas que organiza Kinder se ha duplicado en los últimos cinco años hasta las 2.000 personas. En Abacus, Kessel y Sherman utilizan una estrategia de planificación financiera influenciada por Kinder. A diferencia de los inversores que huyeron de la bolsa durante la crisis financiera, dicen que compraron acciones el día que el mercado tocó fondo en 2009, una gestión que la firma atribuye a un reequilibrio disciplinado.

Fuente: Expansión